Nueva Guía 2018 para organizar el placard sin estrés


Gracias por enviarnos tu mensaje requiriendo este sencillo sistema para organizar tu placard, esperamos que te sea de utilidad, lo puedes compartir con tus amistades y escríbenos tus comentarios o dudas, será un placer atenderte.

¿Cómo puedes lograr ésta tarea sin estresarte?

El proyecto de arreglar y organizar un placard se nos hace enorme, la visualizamos en nuestra mente como un monstruo gigante al que hay que enfrentar y es por eso que preferimos darle la vuelta.

La tarea de elegir nuestra ropa, debe de ser agradable tratando de visualizarnos ya vestidos con lo que intentamos escoger, en lugar de estresante porque no encontramos la blusa que queremos o el pantalón que coordina con ella. O peor aún, una
vez que encuentro la prenda, me doy cuenta que está totalmente arrugada por la cantidad de ropa que tengo guardada que difícilmente permite que los colgadores se
deslicen en el tubo.

Si comienzas por visualizar un espacio ordenado con la ropa colocada por tonalidades y categorías, es mucho más relajado y agradable concentrarse en la tarea de con qué ropa y qué colores me sentiré bien según las actividades que tengo que realizar.

El orden en nuestra vida nos ayuda a sentirnos mejor con nosotros mismos, más  relajados y en control y el placard es una parte muy importante porque contiene todo con lo que yo puedo arreglarme y proyectar la mejor imagen de mi mismo. Así que es mejor facilitarme la tarea para evitar el estrés a la hora de decidir lo que me voy a poner.

¿Por dónde debo comenzar?

Como punto número uno, debo decir que la mayoría de las personas tiene mucha más ropa y zapatos de lo que necesita y generalmente utiliza. Como ejercicio puedes contar todas las blusas que tienes y te darás cuenta de la cantidad de días que necesitarías para utilizar una de ellas cada día.

No es necesario que tengamos un guardarropa enorme, más bien, debemos concentrarnos en que lo que tengamos combine de muchas maneras para lograr vernos diferentes con las mismas prendas. Una blusa que combine con varios pantalones y sacos. Pantalones que puedas utilizar con 2 ó 3 sacos y varias blusas. Sacos que te formen un conjunto con diferentes faldas, pantalones y blusas.

Aunque te parezca un lugar del hogar que no tiene mucha importancia en tu vida, es todo lo contrario. Si supieras lo que realmente te afecta ver el desorden y falta de control cuando abres las puertas de tu placard, seguramente te tomarías más en serio el ponerte a la tarea de organizarlo para sentirte bien en el momento en el que decides elegir tu ropa para el día siguiente.

Revisa estos puntos para ir organizando…

Las perchas

Compra perchas o colgadores de plástico que no marquen tu ropa. Existen unos que incluso te sirven para colgar otra percha del mismo para ahorrar espacio en el caño de colgar. Las perchas para pantalones son muy prácticos sólo fíjate si la altura de tu placard permite colgar varios pantalones antes de comprarlos. También hay perchas especiales para varias faldas que utilizan poco espacio en el caño pero igualmente debes revisar si la altura del placard te permite utilizarlos.

Separadores de ropaCorbatero Divisor

Cuando hablamos de ropa pequeña como la ropa interior, los calcetines, las medias, camisetas interiores, podemos pensar en dividir los espacios ya sea con cartones como separadores o comprar cajas que te ayuden a mantener el orden en las prendas chicas.

Cinturones, corbatas

Si cuentas con puertas abatibles puedes pensar en sacarle partido al interior de tus puertas colocando ganchos para colgar cinturones o los artefactos para colgar corbatas. También puedes colocar ahí esas bolsas que te venden de plástico y tela que te permiten guardar ordenadamente tus aretes. Si tus puertas no son abatibles compra el colgador de corbatas para el tubo lo mismo que ganchos para los cinturones.

ZapaterosZapatero

Los zapatos son el coco de cualquier placard porque nunca sabemos cómo colocarlos. Si cuentas con espacio suficiente en el caño de la ropa puedes comprar ese artículo diseñado especialmente para colgarlo del caño y que tiene bolsas para guardar los zapatos. Si no tienes ese espacio, puedes poner entrepaños en el piso, debajo de las blusas, para guardar los zapatos. Si tu placard es pequeño puedes pensar en tener un
mueble exterior que coloques en otro espacio de tu habitación el zapatero.

Bolsas

Las bolsas nos quitan mucho espacio en nuestro placard. Puedes tener un perchero en algún rincón de tu habitación donde cuelgues todas tus bolsas o un arcón que sirva también de asiento o apoyo al vestirse.

Ropa de temporada

Aparta la ropa que no sea de la temporada, envuélvela con cuidado en plástico y colócala en un rincón de poco uso hasta que venga la nueva temporada, esto te dará espacio en tu placard. Cuando llegue la nueva temporada, sacas y metes manteniendo tu espacio manejable.

Cómo decidir con qué te quedas…

Necesitas revisar toda tu ropa para decidir con que te quedas y qué cosas se van. Al ir revisando tu ropa debes de decidir qué hacer con cada prenda y para ello te recomiendo que lo dividas en estas categorías:

1. Ropa que entra dentro de estos criterios:

Está pasada de moda
Está rota
Esta manchada
No es ya tu talla
Piensas que algún día volverá esa moda
No se te antoja ponértelo de nuevo
Ya no te gusta

2. Prendas que necesitan arreglos de costura menores. Si es demasiado el trabajo y tiempo que requiere no pongas esa prenda dentro de esta categoría.

3. Prendas de los colores que mejor te van y que te encantan. Si ya sabes cuáles son los colores que mejor te hacen lucir, deja en tu placard solamente esa gama y todo lo demás sácalo y ponlo en la pila número 1. Cada vez que compres ropa piensa en los colores y diseños con los que te ves bien y con los que te sientes más a gusto, porque cuando nos vestimos con estas prendas proyectamos más seguridad y confianza y siempre debemos de sentirnos así para enfrentar con más aplomo cada día de nuestra vida.

Cómo hacernos la tarea más fácil …

Este proyecto de organizar el placard, que lo vemos gigantesco en nuestra mente y que es la razón de que nunca lo abordemos, es necesario dividirlo en pequeñas tareas que te permitan ir atendiéndolo poco a poco, que puedas ir resolviéndolo por partes pero siempre con las mismas reglas ya establecidas de las 3 categorías.

Puedes dedicarle varios tiempos de 5 a 15 minutos y algunos de 20 ó 30 para ir avanzando cada día organizándolo por partes. Compra bolsas grandes de plástico para reunir todo lo que vas a regalar o tirar, y te voy a dar una idea de cómo puedes dividir el trabajo para que no te agobies:

Tareas de 5 a 15 minutos

Son tareas que puedes realizar en momentos en los que estés esperando que alguien llegue a buscarte, cuando esperas que alguna visita llegue, cuando has terminado una actividad y falta un tiempo para poder seguir con otra.

Un cajón o dos

Saca todo lo que guardes en un cajón, revisa cosa por cosa para decidir qué estás utilizando qué no, y divide la ropa en las 3 categorías antes mencionadas. No es mucho lo que contiene un cajón así que puedes concentrarte sin mucha preocupación por el tiempo que esto te tomará. Decide qué cosas van a la pila 1, cuáles a la 2 y cuáles a la 3. Todo lo que esté en la categoría 1, sin pensarlo mucho, mételo en una bolsa de
plástico y apártalo para deshacerte de ello. Todo lo que tengas en la 2 colócalo junto en un rincón del placard y anota entre tus pendientes que tienes esas costuras y arreglos pendientes para ir resolviéndolos poco a poco. Y todo lo que hayas puesto en el 3, ordénalo por categorías (camisetas, calcetines, medias) y por gamas de colores colocándolo en orden nuevamente en el cajón. Decide si es un cajón que requiere separadores y de ser así completa la tarea hasta colocarlos.

Los zapatos

Esta es una tarea que tampoco debe de llevarte más de 10 minutos. Saca todos tus zapatos, revisa con cuáles te quedas y cuáles deshechas. Pruébatelos, muchas veces con ello ya te das cuenta que no te gusta cómo se te ven, que te hacen daño, que están pasados de moda, etc. Pueden entrar en las 3 categorías con las que separarás la ropa. Decide rápidamente y coloca en la bolsa de plástico todos los que entren en la categoría 1, en la 2 estarán todos los que quieres llevar a reparar y los de la 3 los volverás a colocar en el placard de manera ordenada y pensando en dejar más a la mano los que más utilizas y más al fondo los que menos.

Cinturones, corbatas, bolsas

Dedica 10 minutos a cada cosa en diferentes momentos hasta que hayas revisado todo, elegido lo que te quedas y organizado al colocarlo nuevamente en el placard.

Tareas de 20 a 30 minutos

Estas tareas ya requieres programarlas entre tus actividades de la semana. Puedes planear un par de veces por semana, dedicar 30 minutos a ordenar tu placard. Recuerda que una vez logrado esto, sólo será cosa de mantenerlo en orden siempre.

Blusas

Saca todas las blusas de tu placard y colócalas en la cama. Ve revisando una por una rápidamente, sin entretenerte, y si lo crees necesario pruébate la que tengas duda, si al vértela puesta te desagrada, colócala en la pila 1, si necesita algún arreglo menor en la pila 2 y si te encanta en la 3. Sin pensarlo mucho mete en la bolsa de plástico todas las que entraron en la categoría 1, reúne todo lo que necesita reparación en el espacio en que hayas estado colocándolo y lo de la categoría 3, ordénalo por gamas de colores (azules y morados juntos, blancos, beige y amarillos, rojos y naranjas) y vuelve a colgarlo
en el placard.

Pantalones y faldas

Haz lo mismo que hiciste con las blusas, procurando no entretenerte mucho y probándote lo que consideres necesario para tomar la decisión más adecuada.

Sacos y trajes

Lleva a cabo el mismo proceso que con las blusas y pantalones.

Vestidos

El mismo proceso.

Área de maletas y mantas

Los espacios superiores del placard  lo utilizamos normalmente para guardar las maletas, mantas y cosas que se usan poco. Esta tarea requiere también de sacarlo todo para revisar y seleccionar lo que nos queremos quedar y aquello que se va a regalar.
Aprovecha las maletas grandes para guardar las chicas y acomoda organizadamente de manera que puedas guardar todo sin amontonar. Si es ropa de playa, revísala también para ver si todavía son prendas que deseas ponerte y te sientes a gusto con ellas, no guardes nada que no te sirva o no te guste.

Es importante mantener el orden…

Una vez que hayas terminado con este trabajo, es importante mantenerlo para que no tengas que volver a dedicar todo ese tiempo en volverlo a actualizar. El truco está en colocar siempre las cosas en el lugar que les corresponde. Cuando regreses a

casa, cuelga el saco o guarda el sueter en su lugar. Colocar siempre las cosas en su lugar te ahorra mucho trabajo y te sientes bien en el área en la que estés trabajando o
descansando. También es útil elegir un lugar para tu bolsa, para que siempre la ubiques ahí y te sirva para ir colocando las cosas que quieres llevar contigo en la próxima salida.

La gran ventaja de tener la ropa organizada por colores, es que te facilitará elegir lo que te vas a poner al día siguiente. Si te atrae una blusa en particular, buscas en las faldas, pantalones y sacos, dentro de la gama del color de la blusa, para combinar correctamente tu vestuario, así no tendrás que revisar todo el placard, sino solamente el área del color que estás buscando.

En cuanto a la ropa limpia, véla colocando en su lugar, pero ve haciendo la rotación necesaria para que utilices toda tu ropa. Esto quiere decir que si vas a guardar camisetas limpias, las coloques abajo de las que aún tienes en el cajón, para que vayas utilizando las de hasta arriba. Igualmente con las blusas, faldas y pantalones, así como los vestidos, coloca del lado derecho las prendas que acabas de utilizar y elige siempre del lado izquierdo las que vas a ponerte, para que vayas rotando toda la ropa. Así te darás cuenta cuando estés dejando pasar una prenda varias veces sin utilizarla, que ya no te gusta y
podrás tomar más fácilmente la decisión de deshacerte de ella.

Al llevar a cabo el trabajo de esta manera es mucho más probable que completes el proyecto de organizar tu placard, que si pretendieras hacerlo todo en una sola vez, porque entonces tendrías que dedicarle un par de días para lograrlo. Al dividirlo e
ir cumpliendo por pasos, no se te hará tan pesado y llegará un momento en el que habrás terminado con ese trabajo que has venido postergando por tanto tiempo.

Lo importante como mencioné anteriormente, es que después de hacer este trabajo, mantengas el orden todos los días, para que evites tener que volver a hacerlo, nuestro tiempo es muy importante, y si volvemos a nuestra anterior conducta de “aventar” las cosas a donde caigan para “después” acomodarlas, llegará un momento en el que te encuentrarás igual que como estabas cuando comenzaste. ¡No pierdas lo que ya hayas trabajado y verás lo bien que te sientes!

 

Ref : Maca Hernandez
 OrganizateYa!
 Organiza tu vida para vivir mejor
 Santa Margarita no.108-101A Col. Del Valle
 C.P. 03100, Mexico D.F.